Esculturas en Fuerteventura: el Timple – Los Lajares

En un rincón pintoresco de la localidad de Los Lajares, la música cobra vida en forma de arte tangible. Allí, al lado de la plaza principal, se alza majestuosa una escultura que rinde homenaje a uno de los tesoros sonoros más apreciados de Canarias: el timple. Esta obra de arte, concebida por la visión magistral del escultor Juan Miguel Cubas en 2006, emana una pasión y un respeto palpables por este emblemático instrumento.

La escultura, esculpida en piedra, va más allá de ser una mera representación artística; es un tributo a la riqueza cultural de Canarias. Dos manos gigantes emergen, sosteniendo con firmeza un timple, simbolizando la destreza y el amor dedicados a este instrumento que ha resonado en las parrandas canarias durante generaciones.

El Monumento al Timple, como se le conoce localmente, no está solo en su misión de exaltar el legado musical de las Islas Canarias. A pocos metros de distancia, reposa otra obra dedicada a un icono indiscutible del timple: Casimiro Camacho López. Este virtuoso músico, nacido y criado en los mismos suelos que acogen estas obras de arte, ha dejado una huella imborrable en el panorama musical canario.

Ambas esculturas, aunque distintas en su ejecución, comparten un propósito común: honrar la grandeza del timple y aquellos que han dedicado sus vidas a dominarlo. Son testigos silenciosos que nos recuerdan que la música es mucho más que simples notas; es el vínculo que une a una comunidad, el eco de su historia y la promesa de su legado.

El Timple Canario: un tesoro musical arraigado en las islas Afortunadas

El timple, un instrumento de cuerda pulsada, es mucho más que una simple herramienta musical en las Islas Canarias. Es una joya sonora, una expresión cultural y un símbolo de identidad arraigado en el corazón de los habitantes de estas tierras volcánicas. Con solo cinco cuerdas, este pequeño instrumento ha conquistado el alma de las islas y se ha convertido en el compañero inseparable de las parrandas y celebraciones folclóricas.

Antiguamente era conocido como “tiple” o “camellito”. El timple se distingue por su sonido agudo y vibrante, perfecto para animar cualquier reunión. Su caja de resonancia, con una tapa que evoca la joroba de un camello, alberga la esencia de su melodía característica. Se toca tradicionalmente rasgando las cuerdas con la mano derecha, produciendo una cadencia encantadora que invita al baile y la alegría.

Inicialmente, su función principal era la de acompañar las romerías y parrandas, fusionándose con la música folclórica canaria para crear armonías memorables. Sin embargo, gracias al trabajo de talentosos timplistas, el instrumento ha trascendido su papel de acompañante para brillar como solista, explorando nuevas fronteras musicales y cautivando audiencias en todo el mundo.

Aunque el origen exacto del timple sigue siendo objeto de debate, se cree que está relacionado con la familia de guitarras y vihuelas que florecieron durante el Renacimiento y el Barroco europeo. Estos instrumentos, llevados a Canarias por los colonizadores europeos, se fusionaron con las tradiciones musicales locales para dar vida al timple que conocemos hoy en día.

La fabricación del timple requiere una cuidadosa selección de materiales. Las maderas utilizadas, como el pino, el palo santo y el ébano, contribuyen a su resonancia única. Las cuerdas, inicialmente de tripa animal, han evolucionado hacia materiales sintéticos como el nylon y la fibra de carbono, manteniendo su calidad sonora.

Este emblemático instrumento se encuentra presente en todas las islas del archipiélago canario, siendo Lanzarote un importante centro de fabricación y difusión. Aunque existen algunas variaciones regionales, como el timple de cuatro cuerdas en ciertas áreas de Tenerife, todas ellas reflejan la misma pasión y devoción por la música canaria.

A lo largo de los años, numerosos timplistas han elevado este modesto instrumento a nuevas alturas, destacando tanto en el ámbito folclórico como en el solista. Figuras legendarias como Jeremías Umpiérrez, Nicolás Toledo el Zurdo y Benito Cabrera han dejado una marca indeleble en la historia musical de Canarias, inspirando a generaciones futuras de talentosos músicos.

Hoy en día, el timple sigue siendo venerado como el instrumento más emblemático de las Islas Canarias, un símbolo de su rica herencia cultural y musical. Su dulce melodía resuena en cada rincón del archipiélago, recordándonos la importancia de preservar y celebrar nuestras raíces musicales para las generaciones venideras.

Comparte Fuerteventura
Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
Linkedin
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja una respuesta