• tiendaonline-002

ERMITA DE SAN JOSÉ DE TESEJERAGUE

ERMITA DE SAN JOSÉ DE TESEJERAGUE

ERMITA DE SAN JOSÉ DE TESEJERAGUE

La Ermita de San José, se encuentra en el fondo de un pequeño valle y protegida por las lomas que la rodean en el actual centro del pueblo de Tesejerague. Esta situación es una característica poco usual, en otras ermitas de la isla que se construyeron en la misma época, en las que la ubicación más habitual era un emplazamiento elevado, con el objeto de que fuesen visibles desde cualquier punto del pueblo y sus alrededores.

La ermita de San José de Tesejerague se construyó, a principios del siglo XVIII, por mediación y dotación de los vecinos, al igual que la mayoría de las ermitas de las pequeñas aldeas que salpicaban la isla.

La ermita es de planta única cubierta a tres aguas y teja. Tiene dos puertas, ambas enmarcadas en cantería clara y rematadas en arco de medio punto, una de ellas se abre hacia la mitad del muro de la epístola, y la principal a los pies del templo.

La sacristía está adosada en el muro derecho, está cubierta a cuatro aguas y teja. En la parte superior derecha de la fachada se encuentra la espadaña, más moderna y en forma de templete.

Tiene un pequeño calvario, delante de la fachada principal, es de grada circular y está realizada en mampostería, pintado de blanco y rematado con una cruz de madera. Todo el conjunto de ermita y sacristía están rodeados por un muro de reciente construcción.

El interior de la ermita está cubierto con un bello artesonado de madera con cuatro tirantes simples.

Lo más destacable de esta ermita, es su retablo, que data del siglo XVIII.

 El retablo construido en madera se encuentra en la cabecera del templo y, cuyas características lo sitúan dentro del barroco temprano canario de gusto rococó chinesco. El retablo es policromado, y combina colores rojos con azules, utilizando además oro fino y bruñido.

Contiene tres hornacinas, en la hornacina central está ocupada por una imagen de San José, que es una talla de bulto redondo realizada en madera policromada y dorada. A las dos laterales de la hornacina, encontramos la Inmaculada Concepción y el Sagrado Corazón.

Uno de los mejores momentos para ver esta singular ermita, es hacerlo durante las fiestas patronales en honor a San José, que se celebran el primer domingo de Agosto.

Deja una respuesta

Tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • publi_fuerteventura